jueves, 18 de diciembre de 2008

De lo inesperado, de lo posible

Correspondencias de lo inesperado destacan en la montaña incabada de lo posible. Querencias de martirio enclaustrado por tu cabello y tu ombligo. Sensación de oclusión repentina y agitada. Densidad y costumbre. De súbito, permanente queda todo.

2 comentarios:

choco Nocturno dijo...

En Anagnórisis de apreciación mutua percibo una etérea densidad que de golpe ha evitado el limbo y te ha dado el dinamismo propio que en tu propia visión propulsa tu vida.

Unos versos acotados al aire, acompañados de deliciosa charla. Un momento ciertamente inesperado y otrora imposible.

carajo dijo...

el ombligo y la eterna fuente de la eterna pulcritud